La boda de Raquel y Juan

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Foto: Inma Fiuza

“Siempre gana quien sabe amar”, Hermann Hesse.

Hoy os traigo una historia basada en la amistad. La más sincera. Lo que una amistad puede darnos es incalculable… Un amigo solo puede dejarnos cosas positivas, tanto, que incluso a veces, hasta el amor de nuestra vida. Eso fue precisamente lo que les ocurrió a Raquel y Juan, que se conocieron a través de un amigo en común, y tras varios años de amor, decidieron formalizar su compromiso.

Realizaron una pedida muy emotiva, en casa de los padres de la novia, como manda la tradición. Allí, vivieron momentos que califican como íntimos y “muy familiares”, donde además disfrutaron con las delicias exquisitas del catering The Cook.

Raquel y Juan se casaron el día 2 de septiembre de 2017. La ceremonia religiosa tuvo lugar en la Ermita de San Martín, en Elizalde (Vizcaya), en la que contaron con el coro Laraland, que amenizó musicalmente los instantes más románticos. Se vivieron momentos muy emotivos y llenos de complicidad.

Ella, la novia, brillaba con una luz única. Raquel se enfundó en un diseño de la gran firma Navascués. Desde el primer momento, supo que la impecable confección de su diseñadora era lo que quería para su look de novia. Era un modelo sobrio de manga larga, en color crudo, sencillo pero muy elegante, que combinó con un maxi tocado de hojas blancas, también de la firma de Cristina Martínez-Pardo.

El conjunto representaba a la perfección la personalidad de la novia, sin muchos artificios pero con una tremenda sofisticación, al igual que su peinado con ondas desechas y su maquillaje natural, obra de La Pelu y María Alcázar Makeup, respectivamente.

El novio, por su parte, se vistió con un diseño propio que confeccionaron en Sastrería Foraster, un chaqué elegantísimo en color azul, que completó con unos zapatos de Carmina Shoemaker, y un reloj IWC Portofino. Las alianzas que se intercambiaron en el “sí, quiero” fueron un diseño de Joyería Álvarez, y un regalo del mejor amigo de la pareja.

El Caserío Olagorta fue el idílico escenario que escogieron para el banquete, propiedad de la familia de Juan, a quien le tengo muchísimo cariño. Sin duda, un lugar mágico situado en mitad de la naturaleza, donde todo es verde y se respira un aire francés por cada uno de sus rincones. Te conquista por su comida y el trato personalizado.

Una de las grandes ventajas del caserío, y de las que tanto Raquel como Juan y todos sus familiares pudieron disfrutar, es que dispone de cocina propia, con creaciones que sorprenden por su innovación y diversidad de opciones. Aunque lo más impresionante es el sabor, todo es exquisito, como la tarta árabe que prepararon y de la que todo el mundo se quedó prendado.

Para la celebración, consiguieron crear una temática campestre, en la que el escenario se vistió de bosque, con una paleta de colores en verde y tierra. De la decoración floral, que tuvo mucho que ver en los espectaculares rincones, se encargó Flores Elorz, dándole a la celebración un toque campestre y bohemio con cada flor.

Llegado el momento de la fiesta, todos bailaron al son de DJ Pitu, que hizo sonar los mejores temas para que todos los invitados disfrutasen al máximo. Además, los asistentes se llevaron un detalle como recuerdo de la boda que los novios prepararon para ellos: unas botellitas con mensaje personalizado, y pai-pais y alpargatas para su comodidad.

La boda estuvo plagada de momentos especiales, pero los que los novios recuerdan con mayor emoción fueron tres. El primero de ellos ocurrió cuando la hermana de Raquel subió al altar y les cantó Hallelujah. Ella también recibiría después una gran sorpresa: el ramo. Otro tuvo lugar cuando apareció el grupo de música Los Rumberos en el cóctel y no pudieron evitar ponerse a bailar. El tercero fue al entrar en el banquete con la canción preferida de los novios, Shots, de Imagine Dragons.

Una vez pasado el día de su boda, los novios tienen un consejo para todos aquellos que os caséis próximamente (y que puede parecer un tópico, pero que es lo realmente importante): “El día de la boda es muy corto, tenéis que disfrutar cada minuto“.

Raquel y Juan recuerdan su boda como “natural, sin compromisos y entrañable”. Tras su celebración, los novios pusieron rumbo a Tanzania y Maldivas, los dos destinos que escogieron para su luna de miel. ¡Os dejo el reportaje de fotos realizado por Inma Fiuza, en el que comprobaréis que el amor, la música y la diversión fueron los grandes protagonistas!

Un besote,

Rodolfo Mcartney.

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

 

 

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Foto: Inma Fiuza

Fotos de Inma Fiuza

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Soy un apasionado de la comunicación, la moda, las bodas, los animales, la tecnología, las gafas, los relojes y la cocina. Mi compañera inseparable en este viaje es Lupe una chihuahua que llegó a mi vida de casualidad desde Granada en el 2014. Tengo una agencia que comunicación y eventos. Si necesitas ayuda en tu empresa, pregúntame. Será todo un honor poder apoyar tu estrategia. ¿Nos tomamos un café? Madrid, España

Be first to comment